·

 PREMEZCLAS ANTIOXIDANTES

La optimización de las raciones alimenticias obliga a la incorporación de grasas y materias primas ricas en las mismas. También algunas sustancias adicionadas al pienso tales como las vitaminas, pigmentantes, etc., por su naturaleza, química son susceptibles de oxidarse. Esta oxidación se ve favorecida por los tratamientos a los que se somete el alimento (molturación, granulación, etc.).

Los productos de oxidación son perjudiciales para el animal, y se manifiestan debido a que:

  • Actúan en las mitocondrias celulares impidiendo el metabolismo glucídico. 
  • Destruyen por oxidación las vitaminas liposolubles, especialmente la A, E y a veces la D.
  • Oxidan las grasas naturales de los alimentos con la disminución nutritiva de los mismos.
  • Son productos de degeneración tóxicos “per se”.
  • Por todo ello se hace necesario encontrar el sistema cuyo costo permita mantener la rentabilidad de adicionar determinadas materias primas, o la aplicación al alimento de determinados tratamientos. Esta necesidad ha desembocado en la creación y desarrollo de los ANTIOXIDANTES.

Los ANTIOXIDANTES, como su nombre indica, son sustancias que evitan la oxidación. Esta acción está limitada en el tiempo y en el espacio ya que la realizan mediante su propia oxidación.

El antioxidante rompe la cadena de transferencia de electrones, ya que acumula pero no transmite energía oxidante.

El mecanismo de acción hace ver fácilmente que es de suma importancia la dosificación y buen mezclado, pues para evitar la oxidación de la grasa, aquel debe recubrir lo mejor posible la totalidad de las partículas.

La limitación en el tiempo significa que una vez el antioxidante se haya oxidado totalmente, es decir se haya destruido, su acción es absolutamente nula. De ahí, la importancia de estabilizar las grasas con antioxidantes antes de que la oxidación se haya iniciado pues, de lo contrario, si en el momento de incorporación ya existiera un foco oxidante la vida del antioxidante sería corta y en poco tiempo la oxidación se propagaría por el resto de la grasa.

Creemos que en la mayoría de los casos la mala conservación de grasas se debe a que el antioxidante se mezcla con grasas residuales existentes en los tanques de depósito. Es por lo tanto muy importante la limpieza, tanto en los tanques como en las cubas.

Clasificación de los antioxidantes

Sustancias denominadas ANTIOXIGENO. Actúan inhibiendo la oxidación al reaccionar con los radicales libres de alta reactividad, bloqueándolos e impidiendo, por consiguiente la reacción en cadena.

Sustancias REDUCTORAS. Poseen un potencial redox por debajo de las que han de proteger, en consecuencia basan su acción en que se oxidan ellas en lugar de las sustancias a proteger. Su eficacia está condicionada por la diferencia de su potencial redox respecto a la sustancia a proteger y por su capacidad de saturación al perder sus propiedades reductoras.

Sustancias SINÉRGICAS. Por si solas no tienen actividad antioxidante, pero junto a ellos aumentan su eficacia. Este grupo lo forman los agentes quelantes o secuestrantes que actúan quelando los iones metálicos que catalizan las reacciones de oxidación en cadena. También están los ácidos que modifican el potencial de oxido-reducción del medio creando una reserva de H+ con lo que se regenera el antioxidante utilizado.

DEX IBÉRICA ha desarrollado unas premezclas ANTIOXIDANTES formulados atendiendo a la mayor eficacia de los principios activos. Debido a que son productos que actúan en contacto con la sustancia a proteger, se han estudiado los emulsionantes, surfactantes y excipientes para lograr una mayor dispersión, mayor número de partículas activas y mayor homogeneidad, encaminados a lograr un contacto más íntimo y total del principio activo antioxidante con el alimento.